miércoles, 27 de abril de 2016

Rectificar es de sabios

O eso dicen, al menos.
Digo esto, porque en el anterior artículo quise celebrar el 400 aniversario de la muerte de Cervantes (un hecho digno de mención para cualquiera que ame la cultura, creo yo) incluyendo una imagen de Don Quijote y Sancho (acompañada de un texto) que me habían mandado y que me pareció bonita. Y así lo hice casi al momento de recibirla, es decir, sin pararme a leerla con tranquilidad y a analizarla.
Aprovecho la ocasión para invitar a reflexionar sobre cuántas veces hacemos esto en Internet y sobre cuántas tomamos lo que allí aparece como fruto de la cátedra más prestigiosa. Pues no; Internet es una fuente muy valiosa de información, pero también es el mayor coladero del mundo de información y de citas falsas y, aunque nada hay en ella de malicioso ni de perjudicial, ésta es una de ellas. Se trata de lo que se conoce como un texto apócrifo, es decir, que aparenta ser de un autor determinado, pero no es así.
El texto que se cita en la imagen no es del Quijote (ni siquiera es de Cervantes). Bien está, pues, reconocerlo y, de paso, ya que entre mis labores también está la difusión y buen uso de las Tecnologías Digitales, aprovechar para hacer la presente reflexión.

Espero que sepáis disculpar la "metedura de pata" y atento todo el mundo a que no os pase lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada